Una y no más.

Hubo una vez en la que trabajaba en una inmobiliaria como vendedor.

Normalmente, una inmobiliaria funciona de la siguiente manera: la inmobiliaria trata de captar casas y clientes a los que venderles esas casas. La captación de las casas se realiza mediante un contrato con el dueño del inmueble (que se supone quiere vender su casa) en el que se agrega una comisión al precio de la vivienda que se quedará la inmobiliaria. El dueño no pierde nada y la inmobiliaria le ayuda a vender su propiedad a cambio de un porcentaje.

Una vez me tocó enseñar una propiedad de un valor elevado (2.2mm) a un cliente de otra inmobiliaria (la comisión generalmente se reparte al 50% entre las inmobiliarias, una por haber captado al comprador, la otra por haber captado la vivienda). En esa ocasión estabamos el comprador, el agente de la otra inmobiliaria, el abogado del dueño de la propiedad y yo. Para que no haya juegos sucios, se firma un contrato entre las inmobiliarias para el justo reparto de la comisión. A mi esa vez, porque así los astros lo conjuraron, se me olvidó firmarlo… y además, en un instante en el que me di la vuelta, el agente de la otra inmobiliaria le dio una tarjeta de contacto al abogado del dueño de la propiedad, de forma que pudiera ganarse igualmente la captación de esa vivienda, y nosotros nos quedabamos sin nada. Le pillé con el rabillo del ojo y las tripas se me retorcieron un poco.

Me di cuenta del despiste del contrato cuando iba por la autovía ya de regreso. Era demasiado tarde. Imaginaos lo que se me pasaba por dentro. Ya empecé a pensar como un loco buscando soluciones. De repente vi la luz: si el agente de la otra inmobiliaria me confirma mediante un email que la captación de la vivienda era nuestra, estaba todo salvado. Ese email de confirmación funciona a modo de contrato.

bombilla-3_17-1229113108

De inmediato le escribí un email y también le llamé explicándole lo sucedido, y que por favor me respondiera lo antes posible.

-Sí sí, no te peocupes, ahora mismo te respondo por email.

El email por supuesto no llegó ese día.

Al día siguiente le escribí otro email y le llamé de nuevo. Obtuve igual respuesta.

– Sí, no te preocupes, después te escribo.

El mismo resultado. La crispación y el amargor de saber que hay personas que juegan así de sucio crecía.

Pasaron los días y el email de confirmación no aparecía (y dudaba ya mucho de que apareciese).

Hasta que se encendió de nuevo la bombilla.

bombilla-3_17-1229113108

Le llamé de nuevo, pero esta vez haciéndome pasar por un comprador brasileño con el fin de saber a qué hora estaría el agente en su oficina y así hacerle firmar el documento. Pero al mismo tiempo, le llamé a propósito desde el mismo teléfono de la oficina desde el que le había estado llamando, cuyo número seguro ya conocía o tenía registrado.

-Buenos días.

-Hola buenos días.

-Me llamo Paulinho Costa (o un nombre así le dije) y estoy buscando un piso por la zona. Un amigo mio me dio su número de teléfono, que me dijo que ya le conocía.

-Perfecto, pues voy a necesitar algunos datos más para concretar lo que realmente busca. ¿Le parece bien si nos encontramos y hablamos sobre ello?

-Sí muy bien. ¿Dónde y cuando podríamos encontrarnos?

-Le parece bien en mi oficina a las…

Ya estaba hecho. Pero por otro lado, como yo esperaba, el agente de la otra inmobiliaria se lo olió. Reconocería el número desde el que le llamé y en menos de 20 minutos me llegó el ansiado email de confirmación de haber visitado la vivienda juntos aquel día.

Desde aquella situación, aprendí que guardarse las espaldas no está de más, ya que nunca sabes por donde te van a salir las personas.

Ante situaciones drásticas, soluciones drásticas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s